Como dijo Albert Einstein “La imaginación es más importante que el conocimiento”, y de eso se trata este artículo, de algo que imaginé, una idea tan perfecta que me obsesionó desde el momento en que se me ocurrió.

Una de las cosas que me apasionan de la informática son los dominios y las páginas web, esa pasión surgió hace ya más de 20 años al calor del nacimiento y rápido desarrollo del Internet, recuerdo todos y cada uno de los dominios que he comprado como particular y todas las páginas personales que he ido poniendo en marcha a lo largo de los años.

Otra de las cosas que más me apasionan de la Informática es una rama llamada “Inteligencia Artificial”. Cualquier persona u organización que quiera publicar en internet cualquier trabajo enfocado en la Inteligencia Artificial se verá abocado a utilizar el dominio de nivel superior ccTLD .ai https://en.wikipedia.org/wiki/.ai que se ha convertido en estándar de facto del término inglés (Artificial Intelligence), cuando en realidad es el código para el territorio británico de Ultramar de Anguila. Esto es así porque le damos todo el peso al idioma inglés para todo tipo de cuestiones, algo sobre lo que en este artículo se reflexiona:

La Inteligencia Artificial, en español

Es una cuestión de iniciativa, en muchos aspectos nos hemos dejado comer el terreno, nos conformamos con cosas que promueven o imponen otros. Estar al corriente de lo que hacen los demás está bien, es incluso imprescindible, pero no hay que olvidarse de innovar, en España y Europa tenemos potencial de sobra, no deberíamos utilizar el talento únicamente como mercancía exportable, deberíamos pensar en nuestro potencial como una planta, un organismo vivo que hay que cuidar y alimentar para hacerlo crecer y algún día recoger sus frutos. Acabemos entre todos con el espíritu de “Que inventen ellos” en relación a la investigación e innovación científica, pasemos de ser el vagón de cola a la locomotora, quizás pueda parecer una tarea imposible, si comparamos nuestros recursos tecnológicos frente a las grandes superpotencias como China, EEUU, … pero no depende del número de redes neuronales artificiales que nuestros recursos nos permitan crear ni de su velocidad de proceso, depende en mayor medida de cómo de bien se coordinen las redes neuronales naturales de los individuos que formamos parte del enjambre Español y Europeo, personalmente creo que aquella entidad que tome conciencia de este detalle y se organice, será la que mejores resultados coseche.

Me entristece que, a falta de ideas, y voluntad de investigar, innovar y cooperar, sean las corporaciones multinacionales las únicas capaces de sacar rendimiento a este valioso recurso.

Un paso simbólico pero determinante para evitar el predominio del inglés en la ciencia podría ser, por ejemplo, la posibilidad de creación de dominios .ia en lugar de .ai, puede parecer algo insignificante, pero podría ser la espita que encendiera la mecha de la competitividad Europea, una manera de diferenciarse de la corriente predominante, una seña de identidad propia.

Actualmente la terminación .ia no se encuentra en uso, pero su regulación al igual que el resto de ccTLD depende de la ISO-3166, estándar internacional para los códigos de país y códigos para sus subdivisiones, publicado por la Organización Internacional de Normalización.

Pienso que no solo los países hispanoparlantes podrían beneficiarse de la creación de este nuevo código, otros países como Francia, Portugal, Italia, … podrían aliarse en esta causa. Es una causa muy compleja pues las normas que rigen este estándar son bastante férreas, para lograrlo habría que buscar argumentos sólidos, mucha colaboración y recursos, algo que podría lograrse con una gran coalición Europea.

Personalmente pienso que el territorio idóneo para recibir esa codificación podría ser Anticitera, una isla griega, en la que en 1901 se descubrió entre los restos de un pecio el “mecanismo de Anticitera” un asombroso artefacto, considerado por muchos el ordenador analógico más antiguo de la humanidad con más de dos milenios de antigüedad.

Esta idea “romántica” le haría mucha más justicia al término “Inteligencia Artificial” y al dominio .ia que el territorio británico de Ultramar de Anguila y además pondría de relieve la importancia de la rica historia de Europa, cuna de civilizaciones.

Tanto ha llegado a obsesionarme esta idea, que incluso la envié a un foro de propuestas de la Unión Europea:

Promote the creation of “.ia” a new Internet country code top-level domain (ccTLD)

Llegados a este punto existen varias opciones:

Has llegado hasta aquí por inercia, no te importa un carajo la globalización de la cultura ni los estándares de facto, ni los dominios de nivel superior ccTLD, debes pensar, “vaya rollazo” o “A este tipo le falta algún que otro tornillo…”, que pases un buen día, disculpa las molestias.

En caso contrario, te agradecería que me dejases tu opinión en los comentarios de abajo o mejor aún, que votes la idea en el foro de arriba.